El tema que a continuación tocamos se reviste de gran importancia ya que la cifra de personas con Diabetes incrementa día con día, así como el número de diabéticos con complicaciones y, por consiguiente, el número de defunciones por esta causa. Este hecho es sumamente preocupante para todos los profesionales de las diferentes áreas de medicina que nos dedicamos a cuidar la salud de la población; por ello se investiga inalcanzablemente y se han encontrado excelentes soluciones para este grave problema de salud pública. Para tener éxito, es de vital importancia que el paciente se involucre y responsabilice de su tratamiento, considerando la necesidad de cambiar su cultura alimentaria, realizar ejercicio diario y consumir los medicamentos prescritos por su médico. Recomiendo que valore su persona y la calidad de vida que desea tener en el futuro; creo que a nadie le gusta estar enfermo y con limitaciones físicas que le imposibiliten ser autosuficiente.

La alimentación es la primera acción que nos permite prevenir y controlar a la Diabetes, por lo que al adoptar una dieta individualizada, calculada por un dietólogo o nutriólogo, se puede discernir sobre el qué y el por qué de su alimentación.

5 puntos básicos para alimentarnos en la Diabetes.

1. Es importante mantener su peso teórico ideal. Se recomienda tener horarios fijos para consumir alimentos, comer 5 veces al día y evitar ayunos prolongados.

2. Conviene evitar el consumo de azúcar, miel o piloncillo, refrescos, dulces, chocolates, fruta en almíbar, cristalizada o deshidratada, nieves o helados, jugos de fruta naturales o industrializados, ates o mermeladas, pasteles, galletas, pan dulce, etc., ya que éstos elevan rápidamente sus niveles de glucosa en sangre.

3. Se aconseja el consumo de cereales industrializados (avena, trigo y salvado), panes y pastas integrales, así como vigilar el consumo de fibra dietética y controlar el consumo de arroz y papa, ya que se ha demostrado su elevado índice glucémico (aumento de glucosa en la sangre relacionado con el consumo de azúcares).

4. Se deberán consumir en desayuno, comida y cena: frutas, verduras, cereales integrales leguminosas, leche, huevo, carnes rojas y blancas, y muy pocas grasas (lípidos), de preferencia vegetales, sin sobrecalentarlas ni reutilizarlas. La cantidad y la calidad de los alimentos enlistados la indicará únicamente su dietólogo o nutrióloga.

5. Busque diversidad en la alimentación, así evitará la rutina alimentaría, facilitando el cumplimiento de su dieta.

Es importante llevar el control de sus cifras de glucosa de dos a tres veces por semana; si está demasiada alta o baja, comuníquese de inmediato con su médico. Evite automedicarse. Las citas con su médico tratante y con el especialista en nutrición deben de ser por lo menos una vez al mes. Acuda con su oftalmólogo y odontólogo cada seis meses a revisión y solicite a su médico que evalúe su función renal, así como la circulación y el buen estado de sus pies. Realice 30 minutos de ejercicio diario.

Finalmente, retomo lo dicho por los expertos: “La Diabetes no tiene cura, se controla con dieta, ejercicio y tratamiento médico”. Cuide el consumo de alimentos, fuentes de hidratos de carbono (azúcares) e índice glucémico. Le invito a rechazar todos los mitos de tratamiento de la diabetes; conozca su enfermedad, aprenda a vivir con ella, es una “dulce” compañía y le gusta que usted se cuide.

Advertisements